sábado, 14 de mayo de 2011

« desganas de mí II »

¿Y por qué hacerme el dormido si lo que me enloquece es tocarte y que lo que toque me posea toda la noche?

Desde hace un par de días no nos dirigimos palabra alguna y sólo compartimos momentos como este. Me pregunto si la situación de mal ambiente la he creado yo, que soy quien te evito, o tú, que eres el que me bloquea seguir pensando con claridad ante tu presencia. Tanto que cuando me desquito de las dudas tú ya te has envuelto en un profundo sueño que te provoca exhalar quejidos, consecuencia de no sé qué tipo de sentimientos. Al voltearme sobre las sábanas beige de algodón y poner mi mano en tu hombro para atraerlo hacia mí varias veces a modo de llamada discreta, balbuceas un “¿qué?” mudo, con cuya respuesta determino que hoy tampoco tienes ganas.

Esperaré, como hoy, a que mañana te acuerdes de que cada noche duermo a unos pocos treinta centímetros de ti.

4 comentarios:

  1. esto es triste...
    pero animo! quizas lo superen juntos

    ResponderEliminar
  2. Quizás cuando el tenga ganas tu ya las habrás perdido...

    ResponderEliminar