jueves, 10 de marzo de 2011

« sin humo »

Me estaba destruyendo poco a poco, sin embargo invertía tiempo y dinero en él. Sabía que no dudaría toda la vida, pero nunca me planteé dejarlo. Sufría cuándo no le tenía, me sentía nervioso, incompleto y ansioso. Tengo intenciones de no volverlo a tener entre los dedos. Descubrí que no soy tan dependiente a él.

Hace ya más de treinta y seis horas desde la última vez que encendí un cigarro y está siendo más fácil de lo que esperaba.

2 comentarios:

  1. Ayer condicionó que no han terminado los carnavales y recaí.. pero mañana lo dejo. Seguro!

    ResponderEliminar